"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 6 de junio de 2013

" La brujita Lucía"



Érase una vez una niña llamada Lucía a quien le encantaba la magia. Le gustaban las películas de Harry Potter , los cuentos de hadas, las leyendas de enanos y elfos...
 Ella creía que, de mayor, podría convertirse en una brujita buena, pero su hermana siempre estaba burlándose de sus sueños.
Una noche, mientras dormía, a Lucía se le presentó su hada madrina. Era bellísima, con largo pelo rubio y una vestidura blanca que la cubría por completo. Su voz era tan dulce como el susurro del viento y acariciaba como la mano de mamá cuando ella estaba triste.
 “Hola , Lucía, pronto será tu cumpleaños. Has sido una niña muy buena y quiero ofrecerte un regalo, pero te concedo la gracia de poder elegirlo. Recuerda – le susurró al oído - , elige un deseo y yo te lo concederé”.
 Cuando Lucía abrió los ojos a la mañana siguiente pensó que lo había soñado, pero cambió de opinión mientras se duchaba, al descubrir  que en sus orejas había un polvo extraño y brillante. Iba a gritar de alegría cuando entró su hermana en el baño metiéndole prisa y le apagó la ilusión. ¡No lo contaría! ¡Sería un secreto entre ella y su hada madrina!
 A partir de entonces estuvo muy nerviosa. ¿Qué debía pedir? Ella, por encima de todo, quería ser una bruja buena. ¿Pediría eso? Sin duda, ser bruja le proporcionaría muchas ventajas: podría trasladarse de ciudad para besar a su abuela todas las noches con sólo chasquear los dedos , podría convertir las piedras en chocolatinas y sus amigos siempre estarían contentos , podría conocer el lenguaje de los
y conversar con Lucky... En fin, que sólo veía ventajas. Pero ¿se enfadarían sus papás? Tal vez su madre hubiera preferido una nueva casa  o su papá un gran auto.
¿Y su hermana? Bueno, estaba segura de que, pidiera lo que pidiera, ¡ella nunca estaría conforme! De todas formas ¿qué le gustaría? ¿Entradas para un concierto? ¿Convertirse en una estrella de la música? ¿Conocer a algún famoso? ¡No lo sabía! Siempre estaba cambiando de opinión.
En todo caso - reflexionó -¡El regalo era para ella! ¿Por qué tendría que dar gusto a todo el mundo ? Pensando y pensando, se le fueron pasando los días...
 Ella no lo notaba , pero su entrecejo siempre estaba fruncido, atendía a su perro de mala gana, apenas jugaba con los amigos, y alguna vez , incluso se puso estúpida con sus padres... Nadie entendía qué le pasaba. Su mamá le estaba organizando una fiesta sorpresa y a ratos le entraban ganas de suspenderla, al verla tan antipática.” No se la merece” – se quejó su hermana; y su padre casi le dio la razón. “Pero esta niña siempre es encantadora, algún motivo ha de tener para que esté así “ – opinó la profesora. Nadie sabía qué hacer.
Mientras, Lucía pensaba y pensaba ... Ya había imaginado todo tipo de regalos para pedir: juguetes, días continuos de
porque no le gustaba la lluvia, viajes...¡ Hasta se le ocurrió pedir una
para poder continuar pidiendo deseos!
 La noche anterior a su cumpleaños estaba histérica. No quería irse a dormir porque aún no había decidido qué pedir y no quería enfrentarse al hada. Rompió un jarrón sin querer y ¡ buuuum! Todos se le echaron encima. Le gritaron y su madre se enfadó más que nadie. Además, Lucky metió el rabo entre las patas y se escondió en su cojín , sin querer saber nada de ella. Apesadumbrada, llena de lágrimas , se metió en la cama y rompió a llorar ¡ Pues sí que había empezado con buen pie sus nueves años!
Al rato, cuando todos se hubieron calmado y en el piso sólo había  silencio, se abrió una rendija de luz y Lucía abrió mucho los ojos...¡ No era el hada , era su hermana! ¡Y detrás , sus padres, y más atrás, Lucky! Y traían una enorme bandeja con un
Su madre le apartó el edredón y la achuchó con mimo:
 - Has estado un poco rara estos días...
 - ¡ Insoportable! – rectificó su hermana, riendo.
 - Bueno, insoportable – acepto su madre – pero no vamos a permitir que empieces tu cumpleaños tan triste , así que...
 - ¡ Feliz cumpleaños! –concluyó su papá , entregándole un enorme paquete que traía escondido en la espalda.
Lucía, saltando de alegría les abrazó a todos (no entendía porqué decían esas cosas de ella, si se había portado como siempre, pero lo importante es que ya no estaban enfadados ) Abrió el paquete y suspiró de contento ¡ Un juego de magia! Disimuló que igual no le hacía falta dentro de unas horas, y lo agradeció con un montón de besos más. Mamá trajo Cola Cao y se tomaron el pastel antes de irse todos a dormir. Mientras se le cerraban los ojos – porque no estaba acostumbrada a acostarse  tan tarde - Lucía se quedó pensando en qué le diría a su hada madrina...y entonces lo entendió todo.
 La magia no estaba en poder hacer cosas estupendas. La verdadera magia estaba en el
Aquella noche, había habido magia en su habitación ¡Y ella no se había dado cuenta!
 La magia estaba en hacer felices a los demás, como su familia había hecho con ella.
 Entonces tuvo claro lo que pediría : Ser siempre una persona cariñosa.
Supo que su hada madrina le había concedido  el deseo porque ,en la oscuridad de la noche, parpadearon unos polvos brillantes que luego salieron volando por la ventana.
Y Lucía supo que, a su manera, ya era una brujita buena.


 "Para Lucía, en su noveno cumpleaños.
 A una brujita buena, de otra que sólo es bruja... algunos días "


 Licencia de Creative Commons

" La brujita Lucía" by Mercedes Gallego is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

9 comentarios:

  1. me consta que creas una historia en cualquier momento,eres una "cuentacuentos"...me gusta tu imaginacion y esos pequeños cuentos que me emboban.
    Angy

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias. Sin tu apoyo no habría avanzado tanto. Me consta que te ilusionas con mis historias casi más que yo, y eso siempre es un acicate para continuar inventando. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Chus, es muy bonito...yo también quiero ser una brujita buena jajaja
    Te quiero Maestra ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un cielo, "manos lindas". Tu maestra también te quiere.

      Eliminar
  4. muy bonito hermana,este no lo conocía.ya sólo te falta hacer el de la bruja ¨ mala ,el mio.te quiero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que algún día escribiré algo sobre ti y no será cómo dices. Tú eres mi apoyo en todo y tranquiliza mi espítirtu saber que te tengo siempre ahí. Sin necesidad de alardes, ya sabes que te llevo conmigo.

      Eliminar
  5. Aún me acuerdo como si fuera ayer del día en el que me regalaste por mi cumpleaños ese precioso cuento. Por supuesto no hace falta que diga que lo sigo teniendo y me sigue encantando. Aunque sigo esperando convertirme en brujita jeje.
    Un besito!
    Lucía.

    ResponderEliminar
  6. ¡ Pero si tú ya eres una maravillosa brujita!...Es cierto que aún nos falta el toque de mister Harry Potter pero es que todavía yo estoy perfeccionando el mío para poder transmitirtelo. Ya sabes que eres mi sucesora. Todo llegará. Recibe un achuchón tan gordo como el que te di aquella mañana, cuando aún no eras brujita y sólo encontré una princesa.

    ResponderEliminar