"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

martes, 25 de junio de 2013

“Tu Jardín Con Enanitos”. Ramón Melendi ( 1979)




Hoy le pido a mis sueños
que te quiten la ropa,
que conviertan en besos
todos mis intentos de morderte la boca.

Y aunque entiendo que tú,
tú siempre tienes la última palabra en esto del amor,
yo hoy le pido a tu ángel de la guarda
que comparta, que me de valor y arrojo en la batalla, pa’ ganarla...

Y es que yo no quiero pasar por tu vida como las modas;
no se asuste señorita, nadie le ha hablado de boda.
Yo tan solo quiero ser las cuatro patas de tu cama,
tu guerra todas las noches, tu tregua cada mañana.

Quiero ser tu medicina, tus silencios y tus gritos.
Tu ladrón, tu policía, tu jardín con enanitos.
Quiero ser la escoba que en tu vida barra la tristeza.
Quiero ser tu incertidumbre y sobre todo tu certeza.

Hoy le pido a la luna
que me alargue esta noche,
 y que alumbre con fuerza
este sentimiento y bailen los corazones.

Y aunque entiendo que tú,
serás siempre ese sueño que quizás nunca podré alcanzar,
yo hoy le pido a tu ángel de la guarda
que comparta, que me de valor y arrojo en la batalla, pa’ ganarla...


Y es que yo quiero ser el que nunca olvida tu cumpleaños.
Quiero que seas mi rosa y mi espina aunque me hagas daño.
Quiero ser tu carnaval, tus principios y tus finales.
Quiero ser el mar dónde puedas ahogar todos tus males.

Quiero que seas mi tango de Gardel, mis octavillas,
mi media luna de miel, mi blues, mi octava maravilla,
el baile de mi salón, la cremallera y los botones.
Quiero que lleves tu falda y también mis pantalones.

Tu astronauta, el primer hombre que pise tu luna
clavando una bandera de locura;
para pintar tu vida de color, de pasión,
de sabor, de emoción y ternura.
Sepa usted que yo ya no tengo cura sin tu amor.
Tu jardín con enanitos. Tu jardín con enanitos.



¿Quién puede sostener que una canción no es poema? La otra noche escuché un montón de ellos en el concierto de Melendi. Para agradecerles que me dejaran acompañarlas, dedico éste hoy a Miriam y Elena, dos soles de mi universo.

3 comentarios:

  1. Un conciertazo que mereció la pena esperar horas :)
    Gracias a ti por venir con nosotras. Te quiero

    ResponderEliminar
  2. si, esto es poesia, me gusta.
    Angy

    ResponderEliminar
  3. Un día inolvidable para mi con una compañía inmejorable. Te quiero. Elena

    ResponderEliminar