"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 5 de diciembre de 2013

"Los invisibles"

Una vez me contaron acerca de una persona que nació sensible; demasiado sensible para el gusto de su familia y de la sociedad que lo rodeaba. Estamos hablando del siglo pasado, ése de hace apenas unos días.
Conforme se iba haciendo mayor, esa persona entendió que era diferente del resto. No le interesaban los deportes ni el tipo de asuntos que les gustan a los hombres. No le iban las chicas.
Una vez rescató a una paloma que tenía un ala quebrada y su padre la estrelló contra una pared y le dio una tunda con el cinturón para que aprendiese a no ser tan “blandengue”. Aquel hombre dejaba a su mujer preñada siempre que tenía ocasión y presumía de conquistar con su labia a todas las extranjeras de la ciudad costera donde residían. Debió serle intolerable haber sacado de sus entrañas un hijo “así”. Sin embargo, ese hijo emigró al extranjero, trabajó “como un hombre” en los oficios más duros que había ya que no tenía instrucción para otra cosa, y sobrevivió en un mundo hostil para los que eran “como él”.
En otro lugar de Europa un hombre sufría por su condición de “diferente” también. Este en una familia acomodada, que le proporcionó estudios pero no calor. Intentaron que comprendiera que era pecado lo que sus impulsos le hacían sentir pero él, pese a todo, salió adelante. Conoció gente que se burló de sus sentimientos y otros que le correspondieron. Y aprendió a crecer con su “diferencia”.
Un buen día, el camino de ambos se cruzó y la llama que habían estado buscando encendió sus corazones y comprendieron que ya no era necesario que siguieran buscando: habían hallado a su alma gemela. Les unió el amor por los animales, por la naturaleza, por la estética bella de las cosas…Aprendieron el uno del otro. Y se amaron como una pareja de verdad debe hacerlo: en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad… Demostrando al mundo que tener el mismo sexo no es ningún impedimento para que dos personas se quieran hasta el fin de sus días.


" Para todos aquellos que aún se sienten invisibles, para que sientan calor en lo más hondo de su corazón porque somos muchos los que rechazamos el ostracismo de los diferentes y les tendemos nuestra mano".

Licencia de Creative Commons"Los invisibles" by Mercedes Gallego is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

6 comentarios:

  1. Amén. Aunque no seas católica, juas juas.

    ResponderEliminar
  2. El respeto por el ser humano es universal, no sólo de los católicos. Pero gracias por seguir leyéndome y animándome con tus puyas. Muac.

    ResponderEliminar
  3. realmente precioso,se que hay alguien ,que les gustará tambien.hermana

    ResponderEliminar
  4. Si, ya se lo enseñé antes y les pedí permiso aunque no dé nombres. Sé que les gustó.

    ResponderEliminar
  5. Un relato que llega al corazón, muchísimas historias que habrá semejantes a esta, una vergüenza que las personas tengan que sufrir por su condición sexual. Tu bichito

    ResponderEliminar
  6. Al menos la mayor parte de la gente joven comparte tu opinión. Ojala no haya un retroceso en ese avance como lo ha habido en otros. TK.

    ResponderEliminar