"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 13 de febrero de 2014

"Tolerancia 0"

El pasado jueves se “celebró” el Día Tolerancia 0 contra contra la mutilación genital.
 Si no fuera por lo espeluznante de la realidad resultaría irrisorio que, en pleno siglo XXI, cuando mujeres de todos los continentes han llegado a ser presidentas de su país, cuando tantas disfrutamos de la fortuna de poseer una educación, cuando en España incluso tenemos la posibilidad de enfrentarnos a un ministro de poco cerebro empeñado en restringir derechos que las mujeres hemos ganados a base de mucho sudor y lágrimas....haya sitios donde nuestras congéneres sufran no sólo la humillación y el dolor de ser mutiladas sino la destrucción definitiva de disfrutar en algún momento de la relación sexual. Porque cuesta creerlo. Me resulta imposible imaginar qué placer puede sentir una persona si sus órganos sexuales han sido cercenados.
 Por si muchos de los que me leen lo ignoran, la mutilación genital trata de lo siguiente: en países como Mali, Guinea o Sierra Leona, más del 90% de las menores de 14 años sufren la eliminación del clítoris y de los labios menores. En Sudán, Somalia, Yitubi o Yemen, al 98% se las mutila aún más, incluyendo los labios mayores y suturando ( cosiendo) los lados de la vulva.
En total : UNA VEINTENA DE PAISES DEL AFRICA SUBSAHARIANA MANTIENE LOS RITUALES DE LA MUTILACIOÓN GENITAL FEMENINA.
 ¿Es o no espeluznante? Pues la cosa no termina aquí.
 Según un informe elaborado por Adriana Kaplan, una mujer empeñada en denunciar estos abusos, en España corren el riesgo de ser mutiladas 17000 niñas, la mayor parte en Cataluña, Madrid y Andalucía. Y según su informe, sólo en el País Vasco se están tomando medidas serias para impedirlo.
 Los inmigrantes traen sus tradiciones, no sólo su religión, su comida, sus ropas; también sus arraigadas creencias. Para ellos, que la mujer forme parte de la sociedad va asociado a la ablación; de ahí – no puedo imaginar otra cosa- que las madres soporten que a sus hijas les hagan la misma barbaridad que les hicieron a ellas. Sin ablación no hay posibilidad de matrimonio. Y sin marido, una mujer no es nadie, se convierte en una paria, en una carga para la familia, en una vergüenza . ¿No es atroz? Somos mercancía sexual.
 Y pase que en sus países de origen esto se permita, pase que allí no podamos luchar contra eso; pero ¿en España? ¿Cómo es posible que Gallardón ande más preocupado por perseguir mujeres que no quieren traer hijos al mundo, por el motivo que sea y que sólo a ellas atañe, y no ponga al sistema judicial a perseguir estas lamentables prácticas? ¿Por qué parece que unas vidas son más valiosas que otras? ¿O es que a él no le repugna tanto como a mí el sufrimiento de una mujer?
 NO PODEMOS CALLARNOS. No podemos silenciar el dolor de unas niñas de piel negra y sangre tan roja como la nuestra. Alcemos la voz, exijamos, difundamos en los foros...Lo que haga falta. Pero solidaricémonos con todas esas personas que luchan porque esas niñas puedan llegar a ser mujeres completas, con los mismos derechos que nosotros a gozar de un sexo sano, a saber que no son el equivalente a una cabra o un camello...
¡Ojalá  llegue el día en que alegatos como éste no necesiten ser escritos!

. Licencia de Creative Commons
Mercedes Gallego by "Tolerancia 0" is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

4 comentarios:

  1. Se me ponen los pelos de punta cuando me imagino lo atroz y bárbaro que tiene que ser presenciar un acto así... Lamentable, vergonzoso, penoso... Que todavía haya países y gente que haga algo así de horrible, en el siglo en el que estamos, es increíble... Qué pena la verdad -.-

    Gracias por este post! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por eso debemos alzar las voz las que SI podemos. un saludo.

      Eliminar
  2. solamente TERRIBLE, ESPANTOSO.

    ANGY

    ResponderEliminar
  3. que una madre permita semejante salvajada,para mi no tiene nombre,me parecen tan culpables como la que utiliza la cuchilla,mientras no se las eduque a ellas jamás se acabará con esa mostruosidad

    ResponderEliminar