"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 21 de abril de 2016

¿Os apetece saber cómo sigue " Mo duinne"?




                                 - Aeropuerto de Lyon- Saint Exupéry , 2020 -

Brenda Banner se acomodó el cinturón bajo la mirada sonriente de la azafata y denegó con un gesto su ofrecimiento de tomar un refresco tras el despegue. Sentía un nudo en el estómago que no le permitiría asimilarlo. Sabía que algo iba mal en casa pero se negó a pensar lo peor. Su madre era lo único que le quedaba en el mundo y perderla se le antojaba terrible. Sin embargo, la llamada de Dylan esa mañana, cuando aún estaba en la cama, regodeándose con el rostro atractivo de Caleb y su cuerpo desnudo, le colapsó los nervios.
Le habló sin preámbulos ni saludos; sólo había dicho “Tienes que venir, Bren. Es tu madre . El jet te recogerá dentro de tres horas, en la pista privada del aeropuerto. No te preocupes de nada. Nosotros estamos aquí”
Y era cierto. Dylan y Ana siempre estaban allí, para lo que necesitaran ella o su madre. El lo había hecho desde que lo recordaba en su vida, o sea desde antes de nacer, porque su madre creció siendo parte del servicio del castillo; y después Ana asumió que cualquiera que viviera entre aquellas paredes formaba parte del clan y se mostraba si cabe más protectora que su esposo.
Una sonrisa nostálgica entreabrió sus labios al recordar cómo la española llegó a sus vidas; como con sus aires hippies y su sonrisa alegre desarmó al estructura jerarquizada de Greenrock hasta el punto de que el propio Malcom se dejó cuidar por ella en sus últimos momentos. Todo lo que tocaba Ana Beltrán se convertía en bienestar. Reconcilió a James con su tío, lo hizo un hombre de provecho, enderezó incluso a sus díscolos amigos...y, de algún modo, consiguió que Dylan le ofreciera un préstamo personal a su madre para que ella pudiera estudiar en una prestigiosa escuela de cocina de París y más tarde, una plaza en un restaurante de reconocida fama para hacer las prácticas. Cierto que ella se había esforzado al máximo, que vivió por y para su sueño, que dejó en el camino los secretos anhelos de enamorarse de alguien que no fuera James...Pagó el préstamo, para tranquilidad de su madre, con sus posteriores trabajos y ahora incluso se permitía ser portada en una revista exclusiva, inundando los kioscos de Francia con su rostro bajo el lema “La BB de la nueva cocina “.
Así conoció a Caleb; él le hizo las fotos para el reportaje dos meses atrás y con la sequía amatoria que presidía su vida desde que rompió con Marcus, apreció el talento del asiático para sacar lo mejor de ella en todos los sentidos.
Tenía claro que no lo amaba; en su corazón sólo había sitio para un hombre, pero sabiendo que resultaba un imposible y teniendo sangre en las venas y deseos por satisfacer, tampoco era tan absurda de no concederse ciertos homenajes.
Sólo con Marcus había durado año y medio; simplemente porque se complementaban bien; ambicionaban lo mismo, peleaban por hacerse un hueco en el difícil mundo de los chef, y cuando terminaron las clases y buscaron destino supieron que no podían competir en la misma ciudad; sin malos rollos Marcus escogió Marsella y ella Lyon. Mantenían contacto a través de mails y algún que otro messenger privado; los dos eran celosos de su intimidad y no mostraban en las redes nada que no estuviera relacionado con su trabajo.
Brenda aún recordaba la mirada herida de James cuando ella llegó de su brazo a la boda de Dylan y Ana....





<a rel="license" href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/"><img alt="Licencia de Creative Commons" style="border-width:0" src="https://i.creativecommons.org/l/by-nc-nd/4.0/88x31.png" /></a><br /><span xmlns:dct="http://purl.org/dc/terms/" href="http://purl.org/dc/dcmitype/Text" property="dct:title" rel="dct:type">Por siempre tú</span> by <a xmlns:cc="http://creativecommons.org/ns#" href="http://tintadreams.blogspot.com.es/" property="cc:attributionName" rel="cc:attributionURL">Mercedes Gallego</a> is licensed under a <a rel="license" href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/">Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License</a>.


3 comentarios:

  1. No quiero leer nada porque sino luego me entran ganas de secuestrarte en un zulo con un ordenador y uno asustándote con el látigo por si levantas los dedos del teclado. Jajaja (risa maléfica) Así que estoy por aquí pero con los ojos entrecerrados (como si viera una peli de miedo) Miro pero no miro, jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Ay que ganitas de leerla!Ya sabes, no te levantes de la silla del ordenador hasta que la hayas terminado;me muero por saber de todos ellos, me encantan las segundas buenas partes y se que ésta sera maravillosa..ayyyyy. Me voy a releer Mo Duinne, por supuesto, me han entrado unas ganas horrorosas de hacerlo. Besotes Mo Charaid. Fatima

    ResponderEliminar
  3. Admito sobornos jugosos a todas las que querais saber como sige, pues yo dia a dia lo se de primera mano, ji ji . ¿ que ?....merece la pena porque Brenda... y James.. oh!!.

    Angy

    ResponderEliminar