"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 16 de junio de 2016

Ven a conocerlo!


Estoy convencida de que la mayoría de la gente no valora lo que tiene a simple vista.
Todos intuimos que quienes menos visitan el Museo del Prado son los madrileños. Y esa premisa se puede atribuir al resto de los ciudadanos del mundo. Me pregunto si esos asiáticos con los que nos tropezamos cada día, cámara en ristre, se han pateado con las mismas ganas sus propios países.
Para romper un poco con esa imagen quiero hablar de mi pueblo y ya que me leéis en sitios tan dispares  daros a conocer un edificio que merece la pena y del que he tenido la gozada  de disfrutar el pasado sábado, cuando presenté mi última novela,  “Nayeli”.
Ahí van unas imágenes para demostrar que no exagero.



 
El Museo Etnográfico de Don Benito puede considerarse, por la colección de piezas que atesora, uno de los mejores de su clase, pero es que además, su arquitectura contribuye a hacerlo espectacular. El edificio donde se ubica se remonta a finales del XIX y principios del XX, y se trata de una casa palacio que perteneció a los Duques de Orellana, catalogada como edificio protegido. La sala principal, con la cúpula y la escalera de mármol, deja pasmado a todo el que la visita.
Las piezas que se exponen datan del periodo preindustrial, de finales del XIX hasta mediados del XX( debo añadir con orgullo que en sus dependencias se encuentra un carro realizado por mi abuelo Diego Gallego, magnífico aperador,además de algunas piezas donadas por mi familia tanto de vestimentas femeninas como de herramientas de mi padre, Manuel Lomba, el calderero)
Para facilitar la visita, los elementos están divididos en 31 salas, ordenadas por temática o labores. Se encuentran estancias destinadas a barbería, imprenta, sastrería, ultramarinos... Incluso hay una muy especial,dedicada a la artista Florinda Chico, nacida en nuestra localidad. 
 Con todo, es imprescindible disfrutar del patio exterior en verano, cuando se realizan actuaciones nocturnas. La magia del lugar es innegable. 
 
Si en algún momento viajas a Extremadura, es evidente que visitarás Cáceres, Plasencia Trujillo, la Vera, el Jerte...Y si bajas al sur, Badajoz, Zafra, Almendralejo, Villafranca, Jerez de los Caballeros, Llerena..Depende de lo que vayas buscando, arquitectura o gastronomía. De ambas cosas estamos bien surtidos. Pero si vienes a la zona de las Vegas Altas, aunque no sea un pueblo especialmente llamativo, detén tus pasos en Don Benito, degusta unas tapas y pasea por sus calles, su Plaza de España , su Casa de la Cultura – obra de Rafael Moneo – y cómo no, entra en el Museo que te muestro. No te defraudará.

1 comentario: