"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 18 de agosto de 2016

"Agua en las botas"

Regresaba del trabajo en uno de esos malditos días en los que la lluvia lo había empapado todo, erizando mi pelo y convirtiendo el asfalto en un caos de claxons y frenazos. Pasé de aguardar bajo la marquesina a que pasara un autobús ; dejé el auto en el parking y caminé...Caminé como una estúpida, desafiante la mirada, sin paraguas, protegida solo por las botas de goma rojas y el impermeable. ¿No era primavera? ¡Pues a disfrutar de la primavera!
Estaba calada y, sin embargo, que un conductor desconsiderado me lanzara un trallazo de agua sucia a mi regazo, desencadenó la locura. Abrí la boca, le grité una bordería y después...me puse a saltar en mitad de la acera, salpicando a todo el que se atrevió a cruzarse en mi camino.
Y, de golpe, lo tuve delante: un ejecutivo con traje y corbata; portando maletín y zapatos de marca, clavó sus oscuros ojos en los míos, sonrió como un niño travieso..y sin palabras, me retó a mojarlo. Enarqué una ceja, solté una carcajada y...el primer roción le golpeó de lleno en su impecable pechera blanca.
Después...Ah, perdón...que esto es un microrrelato.



 <a rel="license" href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/"><img alt="Licencia de Creative Commons" style="border-width:0" src="https://i.creativecommons.org/l/by-nc-nd/4.0/88x31.png" /></a><br /><span xmlns:dct="http://purl.org/dc/terms/" href="http://purl.org/dc/dcmitype/Text" property="dct:title" rel="dct:type">Agua en las botas</span> by <a xmlns:cc="http://creativecommons.org/ns#" href="https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=8027389317602225079#editor/target=post;post" property="cc:attributionName" rel="cc:attributionURL">Mercedes Gallego</a> is licensed under a <a rel="license" href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/">Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License</a>.

1 comentario:

  1. La lluvia despierta en algunos de nosotros al niño que todos llevamos dentro ¿verdad que si?

    ResponderEliminar