"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 27 de abril de 2017

"Conoce Extremadura"


Muchas veces nos desplazamos a sitios lejanos para admirar maravillas arquitectónicas o de cualquier otro tipo creadas por la mano del hombre. Los extremeños, por ejemplo, parecemos no acordarnos más que de Cáceres (maravilloso sin duda su casco medieval) o Trujillo (espectacular, qué duda cabe), Mérida ( villa romana por excelencia) y si acaso Zafra, Olivenza, Jerez de los Caballeros ( imán para los adictos a Templarios, como yo) pero...Siempre hay un pero, claro ...A dos pasos de casa puedes contemplar yacimientos tan espectaculares como el de Medellín o Cancho Roano y casi que pasas de largo. (En mi caso, digo) 
 
Para los no extremeños y no españoles, os diré que Medellín es una villa creada por los romanos allá por el 79 a.C. para esparcimiento de sus soldados retirados. Llegó a ser tan importante que en su ladera construyeron un teatro. Visitarlo con el castillo de origen árabe en lo alto del cerro y empaparnos después de la historia de los restos hallados en la zona en el centro de interpretación es un lujo que no os podéis perder. Y si la cosa la tenéis cruda, siempre os podéis pillar el enlace que la Junta de Extremadura ha preparado para que podáis disfrutarlo. 
 
Unas raciones en los chiringitos del río son ya el colmo , o en la terraza del Quinto Cecilio para los más exquisitos. 



En cuanto a Cancho Roano, es un yacimiento que se localiza entre dos poblaciones donde lo que abunda es el granito ( ¿sabéis que somos importantes exportadores de este mineral ? Visitar las canteras también es chulo) Está entre Zalamea y Quintana, ambas de la Serena. Copio literalmente de wikipedia: conjunto tartésico mejor conservado de la Península Ibérica, datado del 550 a.C. y destruido sobre doscientos años después, seguramente por sus mismos moradores ( esto ya es todo mío). Parece ser que lo incendiaron puesto que se ha pasado siglos resguardado bajo un montón de cenizas; lo que no se sabe es si lo hicieron para evitar que posibles invasores se quedaran con sus posesiones o porque algún motivo desconocido les impulsó a huir de la zona. Lo que sí se conoce , por los restos encontrados, es que el enclave fue una especie de lugar religioso donde se hacían ofrendas – de ahí el altar en la zona más interior – y donde se comerciaba con diversos productos ya que alrededor del recinto hay una serie de habitaciones que debieron servir para tal fin, con canalizaciones de agua, y además, fortificado. Misteriosa resulta una única habitación interior, con vano, y con el suelo de lajas. Todo el lugar está construido en adobe ( de ahí las dificultades de conservación) y con el suelo de arena; pero aquella está además pintada de blanco ( eso no es raro ya que hay minas de calcita cerca, nos explicó el encargado del centro de interpretación, que es un excelente comunicador y os aconsejo atosiguéis a preguntas si vais porque resulta muy agradable; lo sorprendente es el mineral rojo hallado en otras partes y que no resulta fácil de conseguir ; eso quiere decir que quien mandara en el encave tenía poderío económico). 
 

En fin, con las fotos que adjunto y lo que os he adelantado creo que os habré abierto el apetito por visitar mi preciosa tierra extremeña...No dejéis de seguir el impulso. Os sentiréis sobradamente satisfechos. 
  Tampoco olvidéis terminar la jornada con queso, jamón y una botella de vino. De los tres tenemos en abundancia y calidad.



 

1 comentario:

  1. Debo la visita a Cancho Roano. Procuraré no demorarla mucho.

    ResponderEliminar