"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 29 de marzo de 2018

jueves, 22 de marzo de 2018

El poder de la mente


Lo encontré en un cajón de la vieja cómoda de mi madre. No funcionaba, claro. Sin embargo hubo una época en que regresó del silencio para volver a dar la hora. El milagro lo produjo un curioso personaje llamado Uri Geller, allá por los años setenta. Jose María Iñigo lo trajo a su programa «Directísimo». Nos asombró a todos los televidentes con su magia ( poder de la mente lo llamó él ) llevándonos a doblar cucharillas de café como si fueran de plastilina y a buscar relojes viejos por toda la casa a ver si de verdad funcionaban… ¡y vaya si lo hicieron! El de mi abuelo, sí. Aguantó un tiempo y luego retornó a su callada presencia sin tic tac.
¡Jamás he olvidado aquella noche! La excitación de mis hermanos, el alucine de mi madre, mi imagen doblando una cuchara… Recuerdos que perduran aunque los años nos coman las neuronas.

jueves, 15 de marzo de 2018

Matar a un "pescaíto"


El mundo es jodidamente feo en ocasiones. Como cuando matan a un niño y se pierden con él las posibilidades de qué podría haber sido. Quizá un médico que salvara vidas, o un bombero, o un policía, o un maestro...O un aplicado albañil, fontanero carpintero...¡Quien sabe! Pero ahora eso ya no será posible.
El MAL, así con mayúsculas, sesgó una vida. Y con ella sus opciones.
Mirando esa fotografía que he puesto de cabecera he pensado qué hermoso sería que todo fuera bello, que los humanos fuéramos capaces de soplar por nuestros labios vidas nuevas , que levantaran el vuelo, como esas hadas /mariposas del dibujo.
Por desgracia, la vida es otra cosa. Es celos, sufrimiento, malicia, envidia…
De ahí que el ejemplo de la madre de Gabriel Cruz, Patricia, pidiendo a todos que no demos muestras de odio me haya llegado al alma. Hay que tener coraje y buen corazón para hacer esa petición cuando media España aprovecha para fines más ruines y se desahoga despotricando de la asesina.
Bien sabe Dios que no la disculpo, pero hablar de ella mengua la figura de Patricia. Esa es la que debemos imitar. Para que de nuestras bocas salgan mariposas y no vomitemos tanta rabia,   que lo único que hace es ensuciar más el ,ya de por sí, oscuro mundo.


jueves, 8 de marzo de 2018

Feliz día, compañeras


Me encanta que este año el día de la mujer caiga en jueves, justamente cuando os traigo mi blog.
Estoy en huelga; en huelga de tristeza, de malos rollos, de acusaciones.
Celebro que soy mujer, de género femenino. Y que tengo la suerte de que existan los hombres, nuestro contrapuesto. Sin el yin y el yang el universo no está completo.
Celebro que tengo la mente abierta y respeto a todo el mundo. Al que también respeta a su prójimo, claro; al otro lo desprecio y me aparto de su lado como dice el evangelio , sacudiendo mis zapatos y apartándome de su camino.
Además de eso quiero celebrar noticias que son hermosas y de las que pocas veces nos enteramos:

– En «mi» escuela, la de Equipo Solidaridad , en Badajoz, continúan trabajando mujeres de distintos credos y culturas en perfecta armonía, aprendiendo a respetarse y a convivir en un mundo diferente de aquel del que provienen. Mis compañeras siguen siendo un ejemplo a imitar y desde aquí les mando un abrazo.

– La selección española femenina de rugby se proclamó el pasado sábado campeona de Europa.

– Una granadina, Alhambra Nievas, no solo es la la única árbitra en España que vive del rugby, sino que ha sido nombrada la mejor del mundo. Además de dirigir numerosos encuentros internacionales, arbitra en la División de Honor masculina.

Desde que se empezaron a otorgarse los Premio Nobel,en 1901, ha recaído 844 veces en hombres.
En mujeres, 49.
La primera en recibirlo fue Marie Curie quien, en 1903, compartió el de Física con su marido y otro científico. Es la única que lo ha obtenido en más de una ocasión. En 1911 ganó el de Química. Su hija, Irene Joliot-Curie, consiguió el de Química en 1935, por lo que son la única pareja de madre e hija que han ganado esta distinción.
En total, en la historia de los Nobel, 16 mujeres han ganado el de la Paz, 14 el de Literatura, 12 el de Fisiología o Medicina, 4 el de Química, 2 el de Física y 1 el de Economía.
El año en que más reconocimientos se concedieron a las de nuestro género fue 2009, con 5 premiadas.

No se puede decir que vayamos muy aceleradas en obtener logros. Pero si pensamos que hace apenas 125 años que las primeras mujeres pudieron votar ( en un sitio tan alucinantemente extraño como Nueva Zelanda) , que en España lo hicimos en 1933 y bien sabe Clara Campoamor lo mucho que le costó, nos podemos sentir orgullosas.
Nos han puesto zancadillas, nos han embarazado, nos han arrestado y nos han vilipendiado...pero ahí estamos.
Mejor aún, aquí estaremos.
Esto sólo acaba de comenzar.

Nota: Gracias a todos los compañeros que nos han visto y nos ven como sus iguales, dando la cara por nosotras. Sin ellos, jamás lo hubiéramos logrado.

jueves, 1 de marzo de 2018

Entrevista de María Bravo

María Bravo  escribe un blog , La boca del libro, en el que he leído magníficas entrevistas;  de ahí que le solicitara una y ella me la concediera con estupenda disposición. Aquí tenéis los resultados.
Espero que os sirva para conocerme un poco mejor y os ayude a decidir si os merece la pena adentraros en mi obra. Ojalá que sí. Pero en todo caso, gracias por tomaros la molestia de leerla. Un abrazo.


Mercedes Gallego es extremeña, maestra y escritora por vocación. Hasta el momento ha publicado ocho novelas de temática romántica y contemporánea. Intruse se encuentra entre las primeras. Bajo el sello Harper Collins podréis encontrar: Mo duinne, Mo fàil y desde diciembre de 2017 Intruse. En Ediciones B, sello RNR, El compromiso, y Asuntos pendientes. Y en Editorial LxL Regalo del cielo, Con patente de corso y Nayeli. Ha tenido algunas nominaciones y ha ganado premios en microrrelatos. Ha publicado artículos en revistas locales de su ciudad y ha participado en libros con fines benéficos.
 
 

P.- ¿Cómo describirías Intruse, Mercedes? 
R.- Intruse se engloba en lo que llamamos romántica contemporánea. El argumento mezcla la aventura con el género policíaco y, por supuesto, lleva implícito una historia de amor; algo peculiar, pero de amor. Me gusta utilizar el sentido del humor a la hora de escribir y en Intruse los personajes son bastante «extremos», muy cómicos en sus actuaciones.

P.- ¿De qué trata?
R.- Una escritora desaparece durante un crucero y quienes la encuentran son dos hermanos que viajan en un yate. Ambos tienen caracteres muy diferentes y reciben a la «intrusa» de distinto ánimo. La travesía es complicada, pero cuando ellos descubren que su inverosímil relato es cierto, la protegen hasta el mismo París, donde transcurre y finaliza la novela.
P.- ¿Cómo son los dos hermanos?
R.- La relación que les une es de lo más peculiar también. De Sylvie sabe Dimitri, el hermano encantador, quien resulta ser un ferviente seguidor de sus novelas. En cuanto a ella, conoce al hermano antipático por las revistas del corazón, ya que Sasha Abbaci es un reputado cantante.
P.- Veo que muchos nombres son extranjeros: Sylvie, Sasha, Dimitri, pero parte de la novela se ambienta en América Latina, ¿por qué has elegido este enclave para contar tu historia? 

R.- Los personajes tienen nombres franceses porque esa es su nacionalidad. De ahí que haya optado por afrancesar el título (y que me gusta jugar con el asunto, no lo voy a negar; me encanta que mis novelas tengan un nombre peculiar y que se diferencien de lo que hay en el mercado editorial). El hecho de que gran parte de la trama se desarrolle en América del Sur es una excusa para conocer de primera mano las maravillas de Brasil, Las Guayanas y Caracas. Mientras imaginaba la travesía me documenté a fondo y encontré lugares paradisíacos. No he podido usarlos todos pero al menos sí describir los que me impactaron, sobre todo porque los desconocía. Pero el resto de la novela transcurre en París. Quería mostrar de algún modo esos lugares y, de paso, enfatizar, cómo puede sentirse de indefenso un europeo en según qué países.  

P.- Toda historia tiene un origen en el escritor, ¿cuál fue el tuyo?, ¿de dónde surge Intruse?

R.- Mis historias nacen de querer profundizar en algún tema concreto; en Intruse me puse en la piel de una escritora a la que le ocurren sucesos tan increíbles como que la tomen por protagonista de una historia que acaba de publicar. Por lo general, los autores ponemos mucho de nosotros mismos en nuestras obras, pero claro, de ahí a que te tomen por una chavala decidida a desafiar a la mafia, va un largo trecho.

P.- ¿Cuáles son los temas más recurrentes en tus novelas y escritos?

R.- Mis novelas van de mujeres con carácter, con metas claras en la vida. Me da igual que la trama se desarrolle en la Inglaterra del XIX como sucede en Regalo del cielo o en Nayeli; en el Caribe del siglo XVIII, que es donde transcurre Con patente de corso; en el siglo XI, en el que me  inspiré para  El compromiso, o en la época actual, que es donde he situado al resto de mis historias.  Soy una firme defensora de que las mujeres han sido siempre pioneras en los cambios sociales, y aunque la Historia nos haya pasado de largo, excepto en contadas ocasiones, la intrahistoria está repleta de mujeres con coraje y tesón. Mis protagonistas, todas ellas, lo son.

P.- Has trabajado como maestra de mujeres en riesgo de exclusión social, ¿cómo te influye esta labor en tu ámbito de escritura?

R.- En mi labor como novelista, en nada; al menos hasta el momento. He sufrido mucho trabajando al lado de esas mujeres; he aprendido a valorar el tipo de vida que puedo permitirme y aunque no las olvido y mi voz siempre está disponible para denuncias sociales, lo hago a través de mi blog tintadreams. En las novelas me sumerjo en otro universo, el de mis fantasías. Escribo novela romántica para pasarlo bien. Así de simple. Si de paso la gente me lee y lo disfruta, mejor que mejor. 

P.- ¿Te interesan las novelas basadas en la denuncia social?, ¿nos podrías recomendar algunos escritores que aborden el tema? 

R.- ¡Claro que me interesan! Ya habrás notado que soy muy guerrera en ese aspecto. Curiosamente es en la novela negra donde encuentro más denuncia social. Leo bastante a autores nórdicos y me asombra cómo están terminando con el mito de países perfectos, demostrando que la corrupción está en todos los campos, que el racismo impera por doquier, que la mujer es maltratada sistemáticamente en todas las sociedades. El alcoholismo, la prostitución, la trata de mujeres, el acoso, etc. existe en España y en el resto del mundo. Podría nombrar muchos autores pero me decanto por Rosa Montero o Mari Jungstedt.

P.- Ya has publicado varias novelas de género romántico, ¿cómo definirías este género en nuestro país?, ¿crees que está bien valorado?

R.- No, en absoluto. Yo recibo reproches muy a menudo por dedicarme a esa temática, como si no implicara una labor de documentación, ortografía y corrección de textos tan importante como otros géneros. Hay que tener muy claro el objetivo de la novela romántica, sea del subgénero que sea: entretener. No pretendemos pasar a la posteridad, aunque algunas novelas están tan bien escritas que lo harán, pero no esas que las grandes editoriales publicitan hasta el hartazgo porque les interesa, no. Hay novelas magníficas dentro del género y autoras que se lo curran muchísimo. Para ellas, mi admiración y mi cariño. Desde hace unos años estamos despegando las autoras españolas y algunos sellos ya se atreven a otorgarnos nuestro propio espacio, lo cual es de agradecer. No todas vamos a vender como Lisa Kleypas  pero si nos dan la oportunidad, la visibilidad, fijo que podemos lograrlo.

P.- Tienes una larga experiencia literaria a tus espaldas (concursos, publicaciones, etc.), ¿cómo crees que se podría incentivar la lectura en nuestro país?

R.- Ofreciendo obras interesantes a los más jóvenes para crear un hábito. Muchos adultos no han leído a Harry Potter, y han despreciado una literatura juvenil que crea enganche, que provoca curiosidad y fomenta la imaginación. Comprendo que en los institutos hay que conocer a autores determinados pero en ocasiones su lectura obligada lleva a los adolescentes a aborrecer los libros. Hay que fomentar un nuevo modelo de enseñanza, y eso, como maestra, te lo garantizo. Conozco gente que lo hace muy bien en sus clases, con los niños más pequeños incluso, pero por desgracia su labor no se cuenta dentro de los objetivos mínimos. Hay que leer cosas entretenidas, fomentar el tacto de los cuentos y libros, visitar bibliotecas y, por supuesto, regalar libros. Más que perfumes o móviles. Cualquier tipo de libro.

P.- ¿Nos podrías recomendar alguna novela romántica que te guste especialmente?

R.- ¡Hay demasiadas! Me decantaré por una clásica, Shanna, de Kathleen Woodiwiss, y otra nacional, Orgullo sajón, de Nieves Hidalgo. Pero insisto, hay muchas, muchas novelas románticas maravillosas (incluidas las mías, je, je).


La podéis encontrar en: 
Su blog: Tintadreams
Su página de Facebook: Mercedes Gallego.
Su página de Twitter: @Mer_Gallego