"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 7 de enero de 2021

CARTA DE DESAMOR DE MERCEDES GALLEGO

 

Odiado 2020:

   Por la presente me dirijo a ti con la intención de explicarte los motivos de mi brindis en la noche de tu despedida.

   No puedo perdonarte que iniciaras tu macabra racha en el mes de mi cumpleaños. ¡Precisamente en marzo! Sabes cuánto disfruto festejando con mi gente ese día, cómo celebro la felicidad de estar viva y de constatar que, sin grandes alharacas,mis sueños de escritora se van cumpliendo. Rompiste mi corazón y a pesar de todo,me sobrepuse : pinché las velas en un donut de chocolate y pedí mi deseo. Era fácil de adivinar: que terminara esa pesadilla en la que habías convertido nuestras vidas. Pero no debió gustarte la presentación porque insististe en jorobarnos el día a día.

   Alabé,como todos, el coraje de los profesionales que se enfrentaban a ese regalo envenenado que nos mandaste en forma de virus. Aplaudí y escribí. Me ignoraste. Seguiste inmisericorde. Te llevaste a conocidos y desconocidos. Te importó bien poco la prudencia de mis actos, la mesura de mis críticas, la paciencia de mis afectos.

  Me has robado miles de abrazos, millones de besos; me quitaste por un tiempo las ganas de cuidarme, destrozaste mi grupo de pilates, me aburriste a base de vídeos bienintencionados. Ni siquiera cuando sufrí un abandono amoroso se desbarató de tal modo mi existencia. ¡En aquel entonces me arropó el amor de los míos!Ahora nos miramos a los ojos y nos lo decimos todo con miradas; pero no siempre basta. Necesito el sentido del tacto.

  Has sido cruel. Un amante cruel para millones de personas en todo el mundo. Has sido global, abarcándonos a todos en la desdicha. Has querido que, por una vez, de norte a sur y de este a oeste, todos sintamos el poder de tu maldad. Y lo has conseguido. Dudo que algún año sea recordado con más inquina que tú, 2020.

   Para darme la puntilla, trajiste a mis dominios un añadido de enfermedad. ¡No todo el terror proviene del COVID-19! Y entraste en mi casa y amargaste otra fiesta que amo, la navidad. Me dejaste sin aliento y con mucho miedo; para que la esperanza del 2021 no pudiera brillar con intensidad. Como el capullo que eres, pensaste, “ a ver si el que viene, me hace mejor”.

   Pero no, me niego a concederte esa victoria. Te has ido y te he tachado de mi agenda. No quiero saber más de ti y de tus engañosas promesas. Abordaré a este nuevo compañero con la ilusión de que será enojoso, pero no cruel. ¡Ya derramé demasiadas lágrimas por tu culpa! Gracias por abandonarme. Gracias por marcharte, a escondidas, por la puerta chica, como los cobardes.


PD: Tiré tus regalos por la ventana; ventilé mi casa y purifiqué mis armarios. No puedo negar que queda un rastro de dolor en mis entrañas por las vidas que me arrebataste, pero como Scarlett O’Hara levantaré mi puño al viento y gritaré: " ¡A Dios pongo por testigo, a Dios pongo por testigo de que no lograrán aplastarme!"




Si quieres participar en el III Certamen de cartas de amor y desamor Mercedes Gallego, promovido por Asociación Torres Isunza, mira las bases en el enlace:

https://asociaciontorreisunza.wordpress.com/2020/12/13/bases-del-iii-certamen-literario-de-cartas-de-desamor-y-i-certamen-de-fotos-de-desamor-en-instagram-mercedes-gallego/

Muchas gracias y venturoso 2021.

4 comentarios:

  1. Oleeeee!!!!Esa es la actitud!!!
    Valientes,fuertes,que la esperanza nunca se pierda!!!!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre directa, clara y positiva a la vez.Me gusta. Esas son mi amigas. Que la fuerza os acompañe.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre directa, clara y positiva a la vez.Me gusta. Esas son mi amigas. Que la fuerza os acompañe.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre directa, clara y positiva a la vez.Me gusta. Esas son mi amigas. Que la fuerza os acompañe.

    ResponderEliminar