"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 3 de septiembre de 2015

La fuerza de creer en algo





Este verano he tenido la ocasión de contactar con un grupo de personas a las que sólo conocía por referencias y fotos de Facebook. Tampoco es que hayamos intimado o nos hayamos convertido en grandes amigos, sin embargo, han logrado con sus actos lo que no me han transmitido con sus palabras. Se trata de unas cuantas personas que han decidido dedicar su tiempo ( libre y no tan libre) a promocionar las relaciones humanas entre los habitantes de mi pueblo, Don Benito. Para los que me leéis fuera de Extremadura , somos una población de cerca de cuarenta mil habitantes, con un crecimiento económico bastante notable y un lugar de referencia para muchas poblaciones de alrededor. Nuestra historia más relevante fue recibir el título de “villa” por Felipe V, primer rey Borbón, tras posicionarnos a su favor en las guerra de Sucesión del siglo XVIII.
Pero me estoy desviando del asunto a tratar; os contaba que estas personas han creado una agrupación desde la que con escasos medios ( he visto fotos de cómo era la sede antes de mostrar su estupendo aspecto actual y no pasaba de cuatro paredes cochambrosas en un edificio antiguo) han conseguido con su trabajo personal adecentar un local, convencer a otros para que se asocien por una módica cantidad y han hallado patrocinadores para los gastos que la asociación conlleva. ¿Qué se hace con ese dinero? Se organizan encuentros, reuniones donde todos los socios están invitados, a comer una paella, a una caldereta...pero sobre todo, a reunirse para compartir, experiencias, risas y amistad.
Mantienen una página web a la que pueden acceder socios y no socios, un lugar de encuentro para los que viven en el pueblo y los que estamos fuera. Ha calado tan hondo y las relaciones se han hecho tan amplias que , habiendo un buen número de dombenitenses que emigró en los 60 y 70 a otras regiones, e incluso al extranjero, han convertido la página en un sitio donde mostrar antiguas fotos, rememorar viejos recuerdos, preguntar sobre objetos , revitalizar dichos propios de “los calabazones” - ese es nuestro apodo, por las calabazas que se ponían en las ventanas de los desvanes ( para nosotros “doblaos”)...
Toda esa actividad ha culminado con una memorable fiesta durante el mes de agosto. El año pasado se celebró en octubre, huyendo del calor, supongo, pero este año a petición de muchos “forasteros” que querían acudir aprovechando su estancia vacacional en Don benito se trasladó al 22 de agosto.
La virgen de las Cruces – aunque yo no sea creyente, imagino la “matraca” peticional de muchos que sí lo son - obró el milagro y tuvimos un día soleado pero con viento fresquito y pudimos disfrutar de barra libre, fiesta de la espuma, toro mecánico, juegos infantiles, actuaciones musicales autóctonas... Todo ello sin que se librara el menor altercado – y eso que la gente se puso” subidita” de alcohol a lo largo del día – gracias a la energía y disposición del mismo grupo de personas, los organizadores, que igual ponían copas que gestionaban la vigilancia del recinto y supervisaban que no faltara de nada.
Me consta que terminaron agotados, por el día en sí, los anteriores – hasta turnos de guardia nocturnos hicieron en el recinto porque no tenían para pagar un vigilante – y el posterior, en el que realizaron la “operación limpieza” puesto que el recinto fue cedido por el Ayuntamiento y debía quedar impecable.
¿Qué han ganado ellos? El agradecimiento de muchísimas personas que acudimos al evento, por supuesto. La difusión del grupo, también. Pero como no todos somos buena gente, no faltan los susurros por ahí de que “estos lo que buscan es lucrarse”; y da rabia. Porque difícilmente hay dinero que cubra tantos gastos y tanta implicación personal.
Yo, que he sido voluntaria en múltiples campos desde que tengo uso de razón, quiero dejar constancia de que SÍ hay hombres y mujeres que lo dan todo por recibir una simple sonrisa. Y entre ellos están, sin ningún género de duda, la directiva de “No eres de Don Benito si no eres calabazón”.
Con mucho cariño y reiterando las ya expresadas gracias, os saluda la socia número 32.

PD: Para los que os preguntéis a qué viene esto, que más bien parece una columna de un diario local, os digo que esa fiesta trascendió más de lo esperado. La persona que veis en la foto, una persona con discapacidad física, de más de 50 años, y gracias a la osadía de un magnífico amigo – que para eso los tenemos – se regocijó en un solo rato metiéndose en la espuma más de lo que el resto de asistentes con todos sus miembros en funcionamiento lo hizo a lo largo del día. Sólo por esa felicidad mereció la pena organizar una fiesta, aunque ella no sea más que una “calabazona” de adopción.

4 comentarios:

  1. Inolvidable!!!!! Quiero más fiestas como esa!!!!! Lo pasamos genial!!!!!
    Ampa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo tenemos que esperar al año que viene. Por cierto, dile a Jose que está en Youtube...por si nos quiere denunciar. Muak.

      Eliminar
  2. Chapó hermana, lo has bordao y como ya dijo otra socia, tú con tu don de las letras has sabido transmitir el sentimiento de mucha gente que no tenemos tu pluma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso estamos!! Cuando uno es feliz las palabras fluyen con naturalidad. Sólo puse en letras lo que todos sentíamos. TQ.

      Eliminar