"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 22 de octubre de 2020

"Azul"

 

Bailo al ritmo de The best, siguiendo la sensual voz de Tina Turner mientras en la pantalla gigante de la disco se muestran esas piernas que cualquier mujer en su sano juicio desearía tener. Danzo desinhibida, con los brazos en alto y el cabello, alborotado y sudoroso, golpeando mi espalda desnuda. De repente, presiento una mirada que me paraliza. Me giro, aturdida, y unos ojos magnéticos me sonríen. Detrás de la barra sobresale un torso de atleta embutido en una camiseta negra. Sus dos brazos se extienden para ofrecerme la coctelera que agitaba segundos antes. Por si tengo la menor duda de a quien va dirigida, me guiña un ojo y saca un vaso alto, enarcando una ceja. Súbitamente sonrojada, escucho reverberar en mi interior las palabras de Tina “Te llamo cuando te necesito, cuando mi corazón está en llamas, vienes a mí, vienes a mí, salvaje y enérgico. Cuando vienes a mí, me das todo lo que necesito...” y avanzo en su dirección, sin detenerme pese a los empellones de la gente que abarrota el local. La sonrisa masculina se amplía, mis mejillas se sonrojan de placer y entonces él, con calculada lentitud, vierte el cóctel en el vaso y lo coloca frente a mí.

Con la música en la cabeza y la sangre alborotada, abarco la pajita con los labios y trago el líquido azul, del mismo color que los ojos que me observaban, mientras percibo su nuez de adán acelerada.

Tina insiste en el estribillo Eres el mejor, mejor que todo el resto,
mejor que ninguno, ninguno que haya conocido.

Al instante, los dos entendemos que la música y las miradas han sucumbido ante los mismos acordes. La noche acaba de empezar.



Gracias a Roberto Blesa, propietario de #UhMamiGourmet de Don benito, por cederme la imagen de su cocktail Uh Mami.


jueves, 15 de octubre de 2020

Octubre, mon amour

 

¿Os sucede que tenéis un mes preferido dentro del año? El mío es marzo por razones egoístas. Simplemente, a mi madre se le ocurrió parirme.

No obstante, octubre se lleva la palma en mi corazón. En este mes se “les ocurrió” nacer a algunas de las personas más importantes de mi vida, desde dos de mis hermanos, hasta mi sobrina Elena, pasando por unos cuantos amigos( tres de ellos, imprescindibles).

Este blog pretende ser un homenaje a todos ellos.


Dicen de los Libra que:

Tienen especial tacto para la belleza y el arte. El mundo de la estética y la moda les encanta.

Piensan y piensan… Se mueven fundamentalmente en el mundo de la razón.

Son personas justas y objetivas por naturaleza. No soportan las injusticias.

Les gusta charlar y conversar. Son muy buenos escuchantes.

Diplomáticos, mediadores.

A veces les cuesta ser sinceros y decir todo lo que piensan.

En ocasiones, piensan tanto los pros y los contras de una decisión, sus consecuencias, que pueden permanecer en la duda y no actuar.

Empatía mental, capaces de identificarse con el pensamiento de los demás.

Tener una pareja, un “otro”, les da vida!

No pueden concebir la existencia sin amor. Amor en sentido puro, no solo pasional.


Si eres Libra, ya me contarás si te sientes identificado con estas características. Yo reconozco la mayor parte en mis Libra , pero no en todos por igual. Las personas somos muy diferentes y nos influyen múltiples aspectos. Lo de la estética lo suscribo, son elegantes con absoluta naturalidad; y lo del amor por la justicia, y lo de no sacarles las cosas si no quieren, también. Aunque, son inmejorables amigos y están siempre disponibles. La conversaciones fluyen porque son muy “sociales”, y suelen mostrarse diplomáticos, pero si les sacas de sus casillas… Ufff, mejor estar lejos.

Son amantes de los viajes, del arte, de la buena vida… También currantes y sacrificados cuando toca. En definitiva, gente que uno quiere mantener en sus vidas.

Yo espero teneros a todos, mucho , mucho tiempo. 

 

Que mi día de blog y el cumpleaños de Elena  estuvieran a la par me ha impulsado a felicitarla de este absurdo modo. Disculpen ustedes mi incondicional amor de tía. De ahí la fotografía, mostrada con su permiso. ¡Felicidades, cariño! 




jueves, 8 de octubre de 2020

Quino y Mafalda. O viceversa.

 

Es imposible imaginar a esa niña respondona sin su creador al lado, y es difícil pensar en un humorista gráfico tan famoso como Joaquín Salvador Lavado, Quino, sin identificarlo con Mafalda y sus amigos. Es como pensar en Axtérix y Obélix sin pronunciar Uderzo y Goscinny . Hay personajes que sobrepasan a sus creadores.

En este caso, Quino creó un “monstruo” con el que se identificó – y aún lo sigue haciendo –, media humanidad.

¿Quién no ha tenido pensamientos parecidos a estos?

Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante.

¡Máxima actualidad! En nuestras vidas solo parecer haber COVID . En atención sanitaria, en redes sociales, en conversaciones de calle… Cierto que nos ha cambiado los hábitos y supone una espada de Damocles sobre cada uno de nosotros, pero sigue siendo fundamental la lucha contra el cáncer, el calentamiento global, la xenofobia, la violencia de género….La defensa de la discriminación positiva, los derechos de la mujer , la Memoria Histórica...¡Tantos y tantos temas que forman parte de nuestro día a día! ¡Hay mucha gente sufriendo por motivos diferentes al coronavirus! Dentro y fuera de los hospitales.

Mamá, cuando conociste a papá, ¿sentiste que te devoraban las llamas de la pasión o apenas algo se te tostaba?

¡Me encanta! ¡Para una escritora de romántica, la frase no puede ser más oportuna! Cuando inventamos historias , realzamos una pasión que mueve a los personajes a realizar locuras o a decir las palabras justas. Es raro imaginar que el amor pueda ser un sentimiento tibio. No obstante, puede que se haya banalizado un poco el asunto de la pasión. ¡Sale a borbotones de las páginas de nuestras novelas! ¡Habría que contar la vida de los protagonistas quince años después de la palabra FIN! De todos modos, cuando uno conoce al amor de su vida le debe temblar el corazón ¿no? Eso que se llama flechazo. Se puede tener un amor duradero, calmado, con alguien que conoces bien; pero ¿sin chispa de locura en el inicio? Personalmente me resulta difícil visualizarlo.

¿Qué habrán hecho algunos pobres sures para merecer ciertos nortes?

Pues sí, ¿qué habrán hecho ciertos países para ser los conejillos de indias del gran laboratorio que es el Primer Mundo? Les usamos para ocultar en ellos nuestros vertidos tóxicos, instalamos fábricas porque la mano de obra se paga a precios de miseria, se hacen pruebas farmacéuticas con la población sin que ellos mismos se enteren, se generan guerras internas para comprobar la eficacia de las armas que crean las multinacionales, cuidan de las grandes plantaciones de droga sin llevarse los beneficios… Y mil miserias más. Que al ser humano generar situaciones de desigualdad se le da de fábula.

Pero bueno, soy muy afortunada. Pertenezco al Norte.

Menos mal que, como Quino, tengo conciencia. Yo no tengo una Mafalda, pero tengo un blog. Espero que sirva de algo.

Feliz día, defensores de la denuncia social.



jueves, 1 de octubre de 2020

Reflexiones "otoñales"

 

¡Qué oportuno que escriba este artículo con el otoño recién comenzado! Es una estación que suele asociarse a la primera vejez, así con todas las palabras, ¿para qué andarnos con eufemismos y llamarlo madurez?

Los políticos se empeñan en retrasar la edad de jubilación, o sea, que se considera que las personas son aptas para trabajar más tiempo que antes; sin embargo, hay detalles que no parecen importarles a los organismos competentes. Esta mañana escuché en la radio la “peregrina” idea – al menos desde mi punto de vista – que ha tenido el Fiscal Delegado de Salamanca de colocar un distintivo en forma de M para los conductores mayores de 70 años. Que digo yo, que si hay gente que conduce con esa edad será porque ha pasado su revisión, como la DGT manda ¿no? Me parece óptimo que las revisiones sean más continuadas, pero vamos, si la gente las pasa, que conduzcan, si no, que le quiten el carné. ¡Ya está bien esa manía de “marcarnos” con letritas! Dentro de poco, los que tienen COVI podrán salir a la calle con una mascarilla de determinado color, los que la hayan pasado , con otra, y así hasta imaginar una sociedad donde todos estemos identificados por diferentes motivos. ¡Como si no tuviéramos bastante falta de intimidad desde que nos controlan los móviles!

Retomo mi reflexión, que me he ido por los cerros de Úbeda. Estos días estamos siendo atacados por los bancos para hacer TODO online, o sea, para que puedan despedir a la mayor parte de los empleados y no pagar alquiler o contribución por los locales. Yo, hasta el momento, no he tenido problemas para adaptarme a las nuevas tecnologías y me manejo con relativa soltura; pero ¡señores míos! ¿está toda la gente preparada para esa invasión del ordenador y el móvil? ¿A un anciano que cobra su pensión en el banco le puedes pedir que domicilie todo, que pague con tarjeta, que guarde sus pin correspondientes, que sepa recoger claves en el teléfono para luego aplicarlos a la pantalla???? Les estamos convirtiendo en dependientes de sus hijos o cuidadores, les estamos haciendo creer más inútiles de lo que a veces ya se sienten.

Acudo de vez en cuando a una entidad en la que una chica encantadora atiende de maravilla a todo aquel que se siente más perdido que uno de VOX en una manifestación del 8M, pero ¿serán tan adorables los informantes de otras oficinas? Para mí que no. Esto no es ninguna reflexión tonta; con lo negada que soy para las tecnologías, me he visto ayudando a otros a entrar en su banca online. Hace un par de días, incluso, dirigí los pasos de una chica que no sabía cómo funcionaba el whatsApp de cita previa del SEPE ¡y no pasaba de los treinta y pocos! ¡Pues ni ella ni su amiga tenían idea!

Los organismos dan por hecho que los ciudadanos tenemos que saber movernos en las redes y no es cierto. Ni siquiera se trata de tener un nivel cultural o adquisitivo determinado. Hay personas que son negadas de por sí y ya está; o que no les gusta el sistema. Pero poco parece que podamos hacer contra él, porque es implacable. O tienes el dinero bajo un ladrillo o ya te puedes ir enterando y domiciliando nómina. O tienes cuenta de correo electrónico y tarjetas con ciertas características, o no intentes hacer un pedido fuera de tu ciudad… Y así hasta el infinito.

Los que ya vamos teniendo una edad nos sentimos desbordados a menudo, de verdad. Seguir el ritmo a esta sociedad es bastante complicado y con el COVID invadiendo nuestras vidas, con las atenciones médicas telefónicas y no presenciales, me pregunto qué impotencia cargará sobre sus hombros tanta y tanta gente.

¡Si es duro el otoño, no quiero imaginar el invierno! Esa generación que soportó estoicamente tiempos duros y ahora, al final de sus días, ven que su mundo se ha desmoronado, que no entienden “nada de nada”, que son ajenos al estilo de vida que hemos adoptado…

Si hacerse viejo fue difícil siempre, en esta época más bien parece una maldición.