"Si pudiera dormir rodeándote con mis brazos, la tinta podría quedarse en el tintero" (D. H. Lawrence)

jueves, 17 de enero de 2019

Desde  hoy, a la venta. 


No soy ninguna leyenda, solo un guerrero de carne y hueso

En un tiempo donde las mujeres no pueden decidir su futuro y los reyes las usan como simples peones en el juego de la política, lady Elizabeth MacDermont se rebela contra las intenciones de su hermano de unirla en matrimonio al único hombre que puede hacerle sombra, el barón de Rostalch. Utilizando las artimañas propias de su sexo decide demostrarle que no hay súbditos tan leales como él parecer creer. A cambio, será libre de elegir su destino. Pero ¿logrará su propósito o la arrolladora personalidad de su contrincante conseguirá desbaratar sus planes? 



¿Quieres saber más ? Así comienza. 

 
                                                                         - North Yorkshire, 1107 -

El interior del convento bullía de actividad. Tanto en el huerto como en las cocinas y corredores se afanaban las religiosas en mantener el orden y la pulcritud que habían acrecentado su fama. Sin embargo, nada de aquello interesaba a la joven que caminaba a través del atrio, aguardando la llamada de la superiora. Aunque vestía un traje azul recatado, sin rastro de adornos ni joyas, y llevaba el cabello en un modesto recogido, se percibía a la legua que procedía de buena cuna. Se la notaba nerviosa, tanto en la zancada larga con la que se desplazaba, como por el restregar de sus pálidas manos.
Disimuló el respiro hondo que le brotó del pecho al abrirse la puerta y adoptó el aspecto sumiso que se esperaba de ella al adentrarse en el sobrio despacho de la abadesa.
Al levantar la vista para conocer el motivo de la convocatoria, la perplejidad se reflejó en su semblante al toparse con el familiar rostro de Walter Brodrie, el senescal de su hermano.
El caballero, con una amplia sonrisa, se incorporó del sillón que ocupaba frente a frente con la adusta superiora y le besó una mano, en gesto galante no exento de respeto.
    Mi señora, continuáis tan bella como os dejé.
La muchacha, incapaz de morderse la lengua, replicó, mordaz.
    Algo más pálida, me temo.
El noble contuvo una carcajada, admirando la fiereza de la joven, y deslizó su mensaje con voz suave, esperando ganársela.
El rey me envía a buscaros.
    ¿Ya se arrepintió de la insensatez de su idea? –Simuló sorprenderse, izando una ceja de color azabache.
La sonrisa masculina se ensanchó, incapaz de ocultar la diversión que el tira y afloja le proporcionaba.
    Más bien al contrario. El barón de Rostalch ha sido convocado a palacio, igual que vos. Va siendo hora de que os conozcáis.
La muchacha frunció el ceño, despectiva.
    ¿Dicho barón conoce la intención del rey?
    Eso creo.
    ¿Y está conforme? – Su incredulidad sonó mayúscula.
    El senescal se atusó el bigote, reacio a mostrar sus cartas.
    No estoy en su cabeza, mi señora. Pero difícilmente se rechaza la petición de un rey.
    ¡Creí que se trataba del barón más poderoso de Inglaterra!
Su burla descarada fue acogida con una mueca de manifiesto escándalo en la faz huraña de la abadesa, quien se dispuso a intervenir ante la falta de recato de su pupila. No obstante, sir Brodrie se le adelantó.
    Lo es. Pero el rey es el rey.
    No hablemos más –ordenó la superiora, disgustada por las maneras de la díscola joven - Puesto que vuestro hermano os convoca, haced el equipaje y partid enseguida.
La muchacha, conocedora de que poco podría cambiar su futuro discutiendo entre aquellas paredes, acalló la réplica que pugnaba por escapar de sus labios; realizó una sencilla genuflexión mientras besaba el anillo que le tendían y, tras una breve mirada al senescal, se despidió del lugar que con tanto fervor había odiado en los últimos meses. ¡Al menos ahora respiraría aire puro y abandonaría los rezos!
Lucharía por escapar del destino que querían endosarle, merced a la única baza posible, la que le habían negado por rebelde y que resultaba imprescindible para sus planes: la libertad. No en vano su inteligencia había maquinado el modo.
Sólo quedaba esperar que los hados le fueran propicios.














 

jueves, 10 de enero de 2019

Me niego


 


Reniego y me niego. Estoy harta de que me envíen whatsApp acerca del número de mujeres violadas o atacadas de algún modo. De que mis amigos estén pendientes de que sus hijas se recojan a una hora “prudente” ( como si hubiera un horario establecido para que te secuestren, violen o maten), de sentir repelús cuando salgo de casa a horas en que las calles están vacías.
Nunca he sido una persona especialmente temerosa. He vivido sola. He viajado sola. He acudido al cine o he salido a caminar sola...Situaciones absolutamente lógicas para cualquier mente humana. Y sin embargo, actividades corrientes se han convertido en “situaciones de riesgo”  ¡Vamos hombre! No podemos permitir que la paranoia se instale en nuestras cabezas. No obstante, ¿cómo evitarlo?
Los medios de comunicación presentan estadísticas ( esas que VOX consideran una “tontería”) y los participantes de programas basura se enzarzan en discusiones que nos ponen los pelos de punta. El miedo se palpa. Que si desde las niñas de Alcasser hasta la maestra de Huelva, que si por salir de juerga con gente de mala vida hasta por ponerte las zapatillas para correr o hacer la compra en el super… Da igual. ¡Ellos están al acecho! ¡Dios! Además, demonizamos al hombre como si cualquiera pudiera ser un depredador sexual, independientemente de su apariencia.
No podemos seguirles el juego. Ni a los sádicos que nos agreden ni a los que pretenden asustarnos en aras de la prevención. Propongo que mantengamos la cabeza fría, que las mujeres cuidemos de nosotras mismas, que los agentes de la ley cumplan con su tarea… y que no olvidemos que, tras tanta demagogia, siempre se esconde un fin oscuro. No quiero imaginar lo que la derecha rancia diría :" Si las mujeres se quedaran en casa, ese tipo de cosas no ocurriría. Si no provocaran con esas ropas, no despertarían al lobo feroz. Si fuéramos más de misa y menos de discoteca, fijo que no corríamos riesgos”
¿Ahora soy yo la que parezco paranoica?Tiempo al tiempo. Porque tal como van avanzando las ideas retrógradas, tal vez las mujeres tengamos que sobreponenos y volver a defender nuestros derechos con uñas y dientes.

jueves, 3 de enero de 2019

Participa!

COMENCEMOS EL AÑO PONIENDO A CURRAR NUESTRA IMAGINACIÓN: PARTICIPA.


La Asociación Torre Isunza para la Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Don Benito convoca el I Certamen Literario de Cartas de [Des]Amor “Mercedes Gallego”, con la intención de fomentar la creación y difusión literaria, la comunicación de sentimientos y emociones y recuperar la riqueza del género epistolar. La carta constituye por sí misma un género, y abundan obras literarias basadas en la comunicación entre personas.

Podrá concurrir a este certamen cualquier persona mayor de 16 años, y se podrá hacer con un máximo de dos cartas (de amor o desamor) por participante.

Se admitirá la redacción del texto en cualquier idioma, siempre que, siendo distinto del castellano, se acompañe de su traducción a dicha lengua. Las características del papel (color, olor y textura) serán de libre elección. El Jurado valorará el estilo, el desarrollo del escrito, la ortografía, la presentación y la originalidad.

Las cartas tendrán una extensión máxima de dos folios, escritos a doble espacio, por una cara, con letra Times New Roman o similar, de tamaño 12.

Al igual que otros certámenes, la presentación se realizará bajo lema o pseudónimo, el cual deberá aparecer en el exterior del sobre. En el interior del mismo se incluirá la carta presentada, por triplicado, junto a otro sobre cerrado donde se incluirán los datos personales del autor/a (nombre, apellidos, edad, dirección, teléfono, correo electrónico y una fotocopia del D.N.I.).

Las cartas deberán entregarse, bien personalmente o por correo postal, a Casa de Cultura, C/ Groizard, 2, CP: 06400, Don Benito (Badajoz); debiendo constar en su exterior: I Certamen Literario de Cartas de [Des]Amor “Mercedes Gallego”. La admisión de cartas finalizará el 25 de enero de 2019.
En este sentido, desde la Asociación Torre Isunza se agradece la colaboración de la Concejalía de Cultura del Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito, quien ha permitido sin ningún problema que las cartas puedan dirigirse a la Casa de Cultura dombenitense.

Se establece un único premio, el cual consistirá en su publicación en el Apartado Literario-Narrativo del número 13, correspondiente a Junio de 2019 de la Revista de Historia de las Vegas Altas (revistadehistoriadelasvegasaltas.com), editada por el Grupo de Estudios de las Vegas Altas (GEVA). Esta publicación, con ISSN 2253-7287 otorgado por el propio Centro Nacional Español del ISSN, se encuentra indexada a las bases de datos del Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal (Latindex); en la Red Iberoamericana de Innovación y Conocimiento Científico (REDIB); y en Clasificación Integrada de Revistas Científicas (CIRC).
La comunicación oficial de la carta ganadora tendrá lugar el día 14 de febrero de 2019, con motivo de la festividad del Día de San Valentín, a través de las redes sociales oficiales de la Asociación Torre Isunza (Facebook y Twitter).

El Jurado estará integrado por personas del mundo de la cultura relacionados con la Ciudad de Don Benito, cuyo fallo será inapelable. Cabe destacar que la Presidencia del Jurado la ostentará la escritora dombenitense Mercedes Gallego, especialista en novela romántica, quien da nombre a este Certamen Literario.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Un año más.

Mis deseos para esta navidad y el  inminente 2019 : 

AMOR

RESPETO

SOLIDARIDAD

HONESTIDAD

HUMILDAD 

GRATITUD .


Podría continuar la lista, pero con que se cumplieran esos valores en el universo me conformaría.
Seré menos utópica. Sólo con que la gente que conozco - en persona y a través de las redes - los llevemos a cabo, me bastaría.

Repartamos AMOR. Fijo que lo recibiremos por  triplicado. 

Que el RESPETO impere en nuestras relaciones con los demás. 

Que la SOLIDARIDAD no se reduzca a los que queremos y  la mostremos con los desconocidos,  los extranjeros,  los que no tienen un hombro en el que  apoyarse. 

Que  la HONESTIDAD sea una seña de identidad. Vayamos por el mundo de frente, sin ofender pero dejando claras nuestras ideas e intenciones. 

Que  la HUMILDAD  dirija nuestras acciones y no hallemos motivos de vanidad en hacer bien las cosas. No pequemos  tampoco  de prepotentes, esperando superar con brillantez  cada paso. En caer y levantarse está la victoria. 

Y, por último, que la GRATITUD inunde nuestro corazón por ser quienes somos y nos aliente a disfrutar  de lo que tenemos. 

                  ¡ FELIZ NAVIDAD !